Historias sin contar

Bean pickers. Courtesy of the Extension Bulletin Illustrations Photograph Collection

A lo largo de su infancia, creciendo en el área de Portland, la estudiante de tercer año de la Universidad de Oregón, Odalis Aguilar-Aguilar, cuya familia es originaria del estado mexicano de Oaxaca, asistió a escuelas públicas pero no se le enseñó sobre la cultura de su país de origen o su historia compartida con Estados Unidos. Ella quería saber más sobre su propia cultura y la de otros latinoamericanos. Esta razon la hizo muy consciente de las voces de aquellos que ayudaron a dar forma a América, pero que no fueron escuchadas.

En la Universidad de Oregon, Aguilar-Aguilar decidió especializarse en estudios latinoamericanos y español. Cuando la profesora de historia Julie Weise la invitó a trabajar en un proyecto de investigación que involucra el programa de trabajadores agrícolas ‘Bracero’, Aguilar-Aguilar aprovechó la oportunidad para aprender más. Especialmente quería examinar un grupo que había sido en gran parte ignorado - las esposas, mujeres y niños cuyos maridos, padres, hermanos, tíos y primos fueron al norte en busca de trabajo con mejor paga en granjas, campos y ranchos de los Estados Unidos.

"La vida de las mujeres y los niños se vio definitivamente afectada después de que sus padres o hermanos u otros miembros de la familia se marcharan", dice Aguilar-Aguilar, que tiene familiares que fueron trabajadores agrícolas en los Estados Unidos con diferentes tipos de contratos.  "Las mujeres fueron olvidadas en las sombras, y es importante que sus historias sean contadas, así como las de los hombres".

Cafeteria service. Courtesy of the Extension and Experiment Station Communications Photograph Coll.
Sirviendo a los hombres al estilo cafeteria

RICAS PROMESAS, DURAS REALIDADES

El programa Bracero (que significa "un hombre que trabaja con sus brazos") fue instituido en 1942 para asegurar una mano de obra abundante y barata para una industria agrícola de Estados Unidos, que enfrenta una escasez de trabajadores debido a la Segunda Guerra Mundial. Atraídos por promesas de altos salarios, atención médica básica y otros beneficios, entre 1942 y 1964 más de cuatro millones de trabajadores agrícolas mexicanos dejaron sus hogares rurales y se dirigieron al norte. Una vez en los Estados Unidos se encontraron con las realidades mucho más duras del programa: meses de espera para las asignaciones de trabajo, salarios insignificantes para trabajos agotadores, agua racionada, hombres y adolescentes hacinados en sofocantes barracas Quonset sin servicios sanitarios adecuados, agua o atención médica.

Los investigadores han documentado los extensos abusos y el complejo legado que dejó este programa. Sin embargo, menos examinado fue el impacto del programa en las miles de esposas, madres e hijos que quedaron atrás - madres que esperaban el dinero prometido que nunca llegó, niños que crecieron sin padre, familias que pasaron meses sin saber el paradero, o la condición, de sus seres queridos.

Aguilar-Aguilar quiere escuchar sus historias y planea compartirlas en un trabajo de investigación que espera presentar para su publicación.

Ha revisado cientos de historias narradas que se encuentran en el Archivo Histórico del Smithsonian, un proyecto digital sobre el programa que incluye documentos, imágenes, historia y otras fuentes. Para comenzar, leyó la sinopsis de alrededor de 200 entrevistas transcritas, la mayoría de ellas en español, y tomó nota de cuáles contenían material relevante. A medida que su investigación se desarrolle, revisará estas entrevistas detenidamente, etiquetándolas por temas específicos como "el daño emocional de la migración" o "lo que el programa significó para los hombres y sus familias".

A medida que su investigación se desarrolle, revisará estas entrevistas detenidamente, etiquetándolas por temas específicos como "el daño emocional de la migración" o "lo que el programa significó para los hombres y sus familias."

Entre las transcripciones, ha encontrado testimonios desgarradores de personas como Elsa Murillo Rodríguez, que recordó cómo se sentía al crecer con un padre ausente:

"Mi infancia fue triste porque la mayor parte de ella, mi padre no estaba con nosotros porque trabajaba para nosotros en los Estados Unidos . . . Lo necesitábamos en casa con mi madre y mis hermanos. Éramos seis hermanos. Él pasaba su tiempo [en Estados Unidos] y nosotros estábamos solos en el rancho".

Guitar playing
En las tardes, los instrumentos musicales salen y llenan el aire con melodias

PERFECTO PARA UN PROYECTO

Weise y Aguilar-Aguilar colaboran usando un enfoque que se ve más a menudo en la investigación científica que en las de humanidades. En este modelo, Weise explica, "un estudiante asume una parte de la investigación de un profesor y contribuye a un proyecto más grande, pero también desarrolla su propia publicación a partir de los mismos datos". Weise, un profesor asociado de historia, estudia la identidad, la ciudadanía, la migración y la raza en Estados Unidos, América Latina y a nivel mundial. Actualmente está examinando la migración laboral posterior a la Segunda Guerra Mundial entre varios países, incluyendo México y Estados Unidos, con un enfoque en los contratos laborales, las condiciones de trabajo y las relaciones familiares.

Los dos se conocieron cuando Aguilar-Aguilar estaba en la clase de Weise ‘Latinos en las Américas’ en enero del 2019. Las habilidades académicas, el entusiasmo y el compromiso de Aguilar-Aguilar se hicieron evidentes de inmediato, y cuando a Weise se le ocurrió la idea de colaborar con un estudiante en un proyecto de investigación, supo que Aguilar-Aguilar era la "persona perfecta para pensar en desarrollar un proyecto juntos".

Aguilar-Aguilar dice que sintió una conexión inmediata al trabajar con Weise: "Ya había tomado clases y conocía algo de la historia [del programa Bracero]. El trabajo que estoy haciendo nos beneficiará a ambas". Aguilar-Aguilar recibió una beca de investigación de la Oficina del Vicepresidente de Investigación e Innovación de la Universidad de Oregon, lo que le permitió pasar el verano en el proyecto.

Bean pickers. Courtesy of the Extension Bulletin Illustrations Photograph Collection
Trabajadores agricolas Mexicano Americanos cosechando frijoles

"UNA TUTORÍA INTENSIVA"

El etiquetado de Aguilar-Aguilar de las narraciones orales también servirá para el trabajo de Weise. La estudiante marcará material que se ajuste a las preguntas de investigación de su profesora, citas relacionadas con temas como las decisiones de los trabajadores del campo o de los "Braceros" de unirse al programa en lugar de emigrar sin los documentos de entrada necesarios, por ejemplo, o las acciones que los Braceros tomaron cuando los empleadores no cumplieron con sus contratos.

Aguilar-Aguilar también recibe "una tutoría intensiva en métodos de investigación", dice Weise. El verano pasado, los dos se reunieron semanalmente en Zoom. Weise guió a Aguilar-Aguilar hacia literatura relevante y trabajó con ella para recopilar preguntas de investigación para usarlas al revisar las narraciones orales. Aguilar-Aguilar redactó un trabajo este verano, tomará un seminario de investigación con Weise la primavera próxima para aprender sobre métodos de investigación avanzados, y luego ampliará el trabajo, posiblemente en una tesis de honor. 

"Está tan motivada, para cambiar el mundo, para aprender", dice Weise. "Se preocupa tanto, y es inteligente en la forma en que piensa sobre estas cosas. Es una estrella en ascenso". Durante su estancia en la Universidad de Oregon, Aguilar-Aguilar recibió una beca PathwayOregon, la beca internacional Benjamin A. Gilman, la beca Mills Study Abroad, y una beca Global Education Oregon para estudiantes universitarios de primera generación.

"Realmente disfruto haciendo este tipo de investigación", dice Aguilar-Aguilar. "No voy a mentir, ha sido un poco difícil ya que tengo otro trabajo a tiempo completo, lo que significa que trabajo 12 horas diarias, de lunes a viernes, y también trabajo los fines de semana. Pero podría escuchar las grabaciones de las entrevistas todo el día. Encuentro sus historias fascinantes y creo que los trabajadores inmigrantes, documentados o no, merecen mucho más reconocimiento por su gran contribución a este país".

By Alice Tallmadge, MA '87 (periodismo), editora colaboradora de Oregon Quarterly

Estas imágenes son cortesia de la colección de fotografías de ilustraciones del boletín de extensión (P 020) y la Colección de fotografías de comunicaciones de la estación experimental y de extensión (P 120), Centro de investigación de archivos y colecciones especiales de la Universidad Estatal de Oregón, Corvallis, Oregón